martes, 26 de febrero de 2008

Sorprendido


Una expresión pura, libre de cualquier prejuicio o de cualquier polvo que queda sobre nosotros al pasar del tiempo. Este rostro representa todo lo que algunos soñamos: lo prístino, lo nuevo, la admiración y el bello temor que produce el darse cuenta de que algo estaba ahí palpitante, escondido bajo capas de sedimentos, listo para ser descubierto. Para este niño, que nunca antes había escuchado en su vida, el atributo de la audición, que a nosotros nos puede parecer tan básico, se transforma en un regalo, un don. Me pregunto cuantos de nosotros hacemos un alto para oir y apreciar la música que en todo momento hay a nuestro alrededor. Me pregunto cuántos de nosotros tomamos el tiempo para apreciar las voces y los sonidos que se mueven en torno nuestro o en torno a los cuales nosotros nos movemos. Si pudieramos oir por primera vez, tal como el niño de la fotografía, encontraríamos la belleza incluso en la disonancia.

3 comentarios:

JamesRock dijo...

Oiga apóstol:
Es una bendición encontrar su blog. Ya lo agregué a mis contactos.

Oye, fuera de talla... ese nuevo oír es como un descubrir algo nuevo, o como comenzar de nuevo. Me gustaría a mí tb hacerlo.

Eso por ahora.

Dios te bendiga!!

Jaime.

JamesRock dijo...

Lo que pasa es que tengo otro blog donde tengo entradas más recientes. En el de Transhuepil pongo mis aventuras, y en el otro las cosas que pienso, y que de repente pongo.

Yap. Sería.
Nos vemos por ahí.
Bendiciones!!

Jaime.

Romina dijo...

Q lindo escribes, me gusto mucho.


Bendiciones extremas para ti.



Chauuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuuu